Cristo tenía necesidades como nosotros