La Palabra de Dios debe ser el fundamento de tu oración.