Cuando Dios hizo el plan para tu vida lo hizo con la visión de que tuvieras más que suficiente.

La llave es esta, en lugar de quejarte por lo que no tienes, alaba a Dios con lo que tienes.